Inicio / Vida silvestre / Rastrea a los tigres con sólo escuchar sus rugidos

Rastrea a los tigres con sólo escuchar sus rugidos

No hay dos tigres que suenen igual. Ésa es la idea en la que se basa el Proyecto Prusten, una iniciativa de conservación en Estados Unidos que quiere utilizar el audio para rastrear a los tigres en la naturaleza.

Courtney Dunn, fundadora del proyecto, empezó a pensar en las «canciones de los tigres» mientras trabajaba con animales rescatados en el Santuario Nacional del Tigre de Branson (Misuri).

Tigres

«Empezamos a notar que, cuando pasábamos junto a estos tigres, podíamos reconocer con nuestros oídos lo diferentes que sonaban unos de otros», dice Dunn. «Si podíamos oírlo sólo con nuestros oídos humanos, ¿qué podría ver un programa informático?».

Dunn recopiló grabaciones de llamadas de larga distancia realizadas por tigres de Bengala en cautividad en Estados Unidos. Con Raven Pro -programa informático de análisis de sonido desarrollado por el Laboratorio de Ornitología de Cornell, en Ithaca (Nueva York)- se desglosó cada llamada según su frecuencia mínima y máxima, su duración y otras características.

Resultó que los tigres individuales variaban considerablemente entre sí: cada uno tenía una huella vocal única que podía utilizarse para distinguirlos de un grupo. Además, como las hembras solían rugir a frecuencias más altas, Dunn podía determinar con un 93% de precisión si el tigre grabado era un macho o una hembra.

La investigación sugiere que las grabaciones de audio podrían ser suficientes para reconocer y vigilar a los tigres en la naturaleza. Tradicionalmente, los tigres se rastrean siguiendo sus huellas o con cámaras ocultas, lo que ayuda a los científicos a vigilar la salud de las poblaciones de tigres y de los animales individuales. El audio también puede captar otros sonidos dignos de mención, como las llamadas de los animales cercanos, las motosierras de la silvicultura ilegal o los disparos de los cazadores furtivos.

«Todo el bosque se recoge en una sola herramienta», dice Dunn.

El Proyecto Prusten ha construido varias grabadoras para probar su idea. Dejadas solas en un bosque, cada grabadora puede empezar a grabar en determinados momentos del día de gran afluencia, como la puesta de sol, o cuando oye pasar a un animal. Se ha instalado una grabadora en Tailandia, donde ya ha captado los sonidos de varios tigres en libertad. Pronto se instalará otra en el norte de Sumatra.

Científicos

Además, el proyecto está reclutando a ciudadanos científicos para que analicen las voces de otras subespecies de tigres y otros tipos de vocalizaciones, como los gruñidos o los bufidos, un ruido de resoplido que hacen los tigres. Sus aportaciones ayudarán a entrenar un algoritmo de aprendizaje automático que se encargará de distinguir un tigre de otro, así como de identificar características individuales como el sexo, la edad y el peso.

«Nuestro proyecto ha permitido a los tigres del zoo devolver la voz a sus parientes salvajes», dice Dunn. «Ayuda al público a verlos más como individuos, como algo más que una bestia salvaje».

Puede interesarte

El tigre del sur de China fue declarado enemigo del pueblo por Mao

sur de China Tigre El tigre del sur de China, Panthera tigris amoyensis, es una …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.